En primer lugar la nueva LAU (Ley de Arrendamientos urbanos),  aprobada en junio de 2013, obliga al arrendatario  (Nuevo Inquilino) a pagar una fianza que será equivalente a un mes de alquiler o dos meses si la vivienda no se usa como vivienda.

Este depósito lo ha de recoger el organismo fijado por la CCAA (Comunidad Autónoma) correspondiente, quien la guardará hasta la finalización del contrato de arrendamiento, que será devuelta al arrendatario a no ser qué….

¿En qué casos no será devuelta la fianza al arrendatario?

Existen varias situaciones que defienden al propietario, aquí os voy a mencionar algunos casos más habituales para aquellos contratos firmados después del 6 de junio de 2013

1.- Si se modifica la vivienda

Siempre y cuando el propietario (arrendador) no indique otra cosa o tengamos permiso escrito, el inquilino (arrendatario) deberá dejar la vivienda tal y como la encontró al entrar a vivir, para ello es importante tomar fotos del estado de la vivienda y dejar por escrito posibles cambios, mejoras, etc…

De no ser así, cualquier reforma podría provocar la pérdida de la fianza, incluso el color de la pared.

2.- Daños ocasionados al inmueble.

Al igual que en la primera mención, un daño ocasionado al inmueble es un cambio y se podría utilizar para no devolver la fianza, pero nos referimos a un daño provocado y no un desgaste natural del inmueble por su uso habitual

3.- Impago de alguna de las cuotas

La fianza no es el último mes de contrato, es para reparar daños o desperfectos, en el caso de no pagar una de las cuotas o el último mes el propietario podrá pedir una indemnización.

4.- Abandono del inmueble.

Según la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos, el inquilino deberá de notificar con 30 días de antelación y por escrito el abandono del inmueble y no abandonar el inmueble, además deberá de estar un mínimo de 6 meses antes de del aviso, no obstante pueden tener clausulas en la firma del contrato, por esto es muy importante leerse todo el contrato, aún contratando por una agencia.

Aquí y ahora vamos a recuperar la fianza del alquiler

Por otro lado, que pasa si cumplimos con todo y somos unos buenos inquilinos, terminamos el contrato, avisamos con tiempo y todo está bien, entonces la fianza ha de ser devuelta, y es el propietario el que se encargará que la recibamos en un plazo máximo de 30 días después de entregar las llaves. En la mayoría de los casos de arrendamientos todo está bien y hablando nos podemos entender, aunque si está por escrito no hay duda alguna.

Si buscáis un alquiler para familias, parejas, bien equipado o económico no dudéis en poneros en contacto con nosotros, también podéis ver algunos en nuestra página web

Alquiler viviendas Alquiler pisos